RECUPERÁNDOLOS

Después de haber pasado por tanto, sin esperanzas de recuperar eso que siempre había querido tener, Alicia se encuentra frente a un camino que no se atreve a andar, pues se pregunta si la vida se compadecerá de ella y le dejará obtener la verdadera felicidad.

Recuperándolos

Alicia es una mamá increíble, me encanta la idea de una mamá como ella, consentidora, amorosa y muy alegre. Las mamás de este tipo se ven reflejadas en la actitud de los hijos, y Diego tenía una actitud bonachona, alegre y divertida, era un tremendo remolino de felicidad. Alicia lo hizo bien y por eso se convirtió en uno de mis personajes favoritos de mis historias.

Alicia debió sufrir mucho, o eso es lo que imaginamos, pues en la historia me centro en el presente y un futuro prometedor.

A mí me gusta creer que todo es pasajero, y que la vida nos compensará por todo lo malo que hayamos pasado —también creo lo contrario, que todo el mal que hacemos hemos de pagarlo—, por eso esta chica de actitud optimista no pierde la esperanza de tener un final feliz, aun cuando no se atreve a luchar por él.

Alicia se merecía ser feliz, y alcanzar esos sueños que hace tiempo dejó atrás. Porque de vez en cuando, uno que otro sueño sí se hace realidad.

Algunas de mis frases favoritas son:

Estaba de pie en la sala, observando tantos sueños y planes atrapados en esas paredes, tantos sueños y planes que hoy sacudiría y, con el dolor de mi alma, enviaría a la basura.

Diego movía algunas cosas no muy pesadas pero de vez en cuando, Chío y yo, fingíamos dejarlo ayudarnos a mover muebles más pesados.

 

Los brazos de una amiga suelen ser un gran lugar para desahogar las penas.  

 

Vi venir a Diego con su pantalón de vestir café algo sucio, con su camisa de botones ya no tan blanca desfajada, con el cabello despeinado, con la cantimplora goteando en una mano y con la otra mano arrastraba el suéter. Sonreí, ese pillo en serio que me hacía completamente feliz.

 

El doloroso pasado no había quedado atrás, estaba corriendo justo a mi lado.

 

Las cosas que valen la pena nunca son fáciles de obtener. Hay que pelear por lo que amamos, siempre hay que darlo todo de nosotros por eso que en realidad deseamos obtener, nunca hay que rendirnos.

 

«Cuando las cosas se pongan difíciles, cuando sientas que el peso sobre tus hombros no te deja avanzar, siéntate a descansar y respira profundo, deja la carga en el piso, renueva tus fuerzas, recuerda la razón de que sigas avanzando y cuando estés lista vuelve a caminar. Recuerda que con los pies descansados podrás llegar mucho más lejos»

 

«Siempre hay salida. En la vida Lici, todo tiene solución, y las cosas llegan cuando tienen que llegar. No te olvides que todo es temporal, en esta vida nada es para siempre, ni las personas, ni las cosas malas»

 

Puedes ser una terrible nieta pero eres una excelente madre.

 

Diego no había estado en mis entrañas pero era igualito a mí. Era impulsivo, y un poco bobito a veces.

 

—Ser madre es horrible —dije para mí dejándome caer en la cama. No podía creer que en serio puse su capricho de conocer a su padre sobre mi necesidad de mantener alejado a Fabián.

 

—Me parezco a mi madre —explicó Diego orgulloso, yo sonreí feliz.

 

Sé que estás enojada con él, se te nota cuando lo ves venir, pero lo quieres mucho, lo sé porque tus ojos se ponen tristes cuando lo ves irse.

Deseo quieran leerla y les encante. Dejé el enlace al libro en la portada al inicio de este post. Besos hermosuras que disfrutan de leerme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s